Check-list para la seguridad del Auto

Antes de alquilar tu Auto debes asegurarte de que está en buenas condiciones para circular. No alquiles tu Auto si alguna de las siguientes condiciones no se cumple.

1. Estado y presión de los neumáticos

Unos neumáticos gastados o insuficientemente inflados afectarán a la capacidad de agarre a la carretera, aumentarán la distancia de frenado y el riesgo de aquaplaning y pinchazos. Neumáticos poco inflados = peligro Debes comprobar la presión de tus neumáticos al menos una vez al mes. Para ello necesitarás un manómetro o cualquiera de los dispositivos de inflado que se encuentran en la mayoría de los garajes o estaciones de servicio e inflado. Desenrosca el tapón de la válvula del neumático (la válvula es una extensión corta y flexible que sobresale de las llantas), mete el indicador de presión en la válvula y observa la medición de la presión. Repite esta operación en los demás neumáticos. Si la presión de inflado se encuentra dentro de los valores recomendados por el fabricante (normalmente se encuentran en alguna parte del marco de la puerta del conductor y/o en el manual) entonces todo está correcto. Si no, entonces infla los neumáticos, con cuidado de no pasarte del máximo de presión (indicado en el lateral del neumático). Lo ideal es medir la presión de los neumáticos en frío, pero si no es posible añade 0,3 bares a la presión recomendada por el fabricante. Por favor, ten en cuenta que las presiones recomendadas para los neumáticos frontales y traseros pueden variar.

Neumáticos gastados = peligro La vida media de un neumático es de alrededor 30 000 km, pero realmente depende del uso que le des a tu Auto. Empieza por comprobar si en tus neumáticos hay un desgaste general (grietas y fisuras, abrasión, objetos incrustados, etc). Luego calibra cómo de gastada está la banda de rodadura utilizando los indicadores de desgaste o "barras de desgaste" para las bandas de rodadura. Para encontrarlas busca un triángulo, el logotipo del fabricante o un signo indicador en el borde del neumático. Las barras de desgaste parecen pequeñas protuberancias que se encuentran entre el patrón de la banda de rodadura, como pequeñas bandas de goma suave que salen de la superficie del neumático. Cuando la banda de rodadura está gastada de tal modo que estas barras están al mismo nivel, entonces se considera que los neumáticos están "lisos", y deben cambiarse. La profundidad de la banda de rodadura de tus neumáticos debería ser de al menos 1.6 mm. Recuerda comprobar los cuatro neumáticos, ya que a veces los de la parte trasera tienden a gastarse más lentamente que los de la parte delantera.

2. Luces e indicadores

Comprueba todas las luces de tu Auto: las principales de carretera y las diurnas de cruce, las de posición, antiniebla, las traseras (con la ayuda de un amigo), luces de emergencia, intermitentes, salpicadero, y, finalmente, las luces que iluminan la matrícula. Es casi imposible saber cuándo una bombilla va a dejar de funcionar, así que guarda una caja con bombillas y fusibles de repuesto en la guantera, por si acaso. Se recomienda que cambies las bombillas en pares, para evitar diferencias de eficiencia entre los dos lados. También comprueba que los faros están alineados: detén tu Auto a diez metros de distancia de un muro y comprueba que la luz que los faros proyectan en el muro está a la misma altura sobre el suelo. Si uno de los faros está solo un 1 % más alto que el otro ¡el riesgo de deslumbrar a otro conductor es 20 veces más alto!

3. Sistema de frenado

En el sistema de frenado hay varios elementos que deben comprobarse. Si las pastillas de freno están en malas condiciones la distancia de frenado aumentará. Unos discos de frenado gastados causarán un frenado irregular y a tirones. Será más difícil frenar si hay poco líquido de frenado. Si observas cualquiera de los siguientes signos deberías hacer que comprueben tus frenos inmediatamente: tu Auto oscila a la derecha o izquierda cuando frenas; el pedal de freno está duro y el contacto es difícil o está demasiado suave; los frenos chirrían; o el volante vibra cuando frenas. Discos de freno Los discos de frenado son el componente técnico que hace que las ruedas pierdan velocidad y por lo tanto hace que el Auto se detenga. Es muy importante que cambies estos discos si detectas cualquier anomalía (si un disco tiene surcos o muescas profundas, grietas, o está roto, etc) o cuando se haya gastado hasta alcanzar el mínimo grosor permitido (podrás encontrar este mínimo en la ficha de especificaciones de tu Auto). Por favor, ten en cuenta que si vas a cambiar los discos de tu Auto también necesitarás cambiar las pastillas. Hay que reemplazar los discos de freno cada 60 000 km aproximadamente. Pastillas de freno Las pastillas se desgastan más rápidamente y hay que cambiarlas con más frecuencia que los discos (cada 30 000 km aproximadamente). Comprobar la condición de las pastillas es muy sencillo: la mayoría de los Autos vienen equipados con un sistema de advertencia de desgaste que se enciende cuando las pastillas están demasiado gastadas. También puedes desmontar la rueda y medir el grosor de las pastillas tú mismo (el mínimo viene indicado en la ficha de especificaciones del Auto). Finalmente, el nivel del líquido de frenado es también un buen indicador de cómo de gastadas están las pastillas: cuanto más lo estén, más bajo estará el nivel del líquido.

4. No te olvides comprobar...

El estado del parabrisas. Deberás repararlo si está picado, y cambiarlo si está agrietado. Los niveles del líquido de frenos, anticongelante, aceite del motor y líquido del limpiaparabrisas. El estado de las almohadillas del limpiaparabrisas: no deberían dejar rastros de agua tras ellas, y deberían cambiarse dos veces al año. El estado y la correcta posición de los retrovisores y espejos laterales. Que cuentas con una rueda de repuesto, los triángulos de advertencia y kit de carretera: ¡es obligatorio! Si tienes la menor duda acerca de lo seguro que resulta tu Auto no deberías alquilarlo.

Actualizado 18º sep. 2018